Contos do País do Solpor



O meu perfil
anoiteamericana@gmail.com
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

Profe de un colexio concertado
Sí, xa sei que son vago, pero espero que leades (en V.O.) o texto que atopei onte sobre a educación e as súas circunstancias:

Hola, soy profesor de un colegio concertado. No soy religioso y en realidad estoy en total desacuerdo con muchas ideas de la iglesia católica, pero soy profesor de un colegio de monjitas y debo decirle a la madre superiora “amén, Jesús” una y otra vez para conservar mi puesto. No soy religioso, pero me trago mis principios y soy profesor en un colegio de monjitas. Soy profesor de un colegio concertado. Tenía una novia y me tuve que casar con ella por la iglesia, pese a que ella habría preferido no casarse o hacerlo por el juzgado. Pero soy profesor de un colegio concertado, no me critiquen, por favor, que no soy funcionario.

Hola, soy profesor de un colegio concertado. Antes no iba nunca a misa, pero ahora voy todas las semanas a la eucaristía del cole, y además ayudo a las monjitas en su preparación y comento el cura lo acertado de su edificante sermón al acabar. Antes nunca iba a misa, pero ahora soy profesor de un colegio concertado, las monjitas me han hecho ver lo equivocado que estaba cuando no iba a misa, no me critiquen, por favor, que no soy funcionario.

En mi colegio hay más o menos los mismos problemas de indisciplina -falta de respeto de los alumnos y los padres hacia mi labor, falta de nivel, etc- que en un instituto público, pero las monjitas, que son muy buenas y muy amables con los papás, se encargan de que eso no se sepa. Soy profesor de un colegio concertado, mi imagen y la imagen de mi colegio son muy importantes, por eso tengo que callarme muchas cosas y no puedo airear por ahí las faltas de respeto a las que me someten los alumnos o los padres, pues mi puesto se debe a ellos y las monjitas lo saben. Soy profesor de un colegio concertado, respétenme, que yo no soy funcionario, merezco más respeto que un funcionario.

Soy profesor de un colegio concertado. El nivel de los alumnos baja en picado a medida que pasan los cursos, pero no puedo exigirles todo lo que me gustaría. Las monjitas, que son unas señoras muy listas y muy amables, saben que los papás quieren que sus hijitos aprueben. Por ello me presionan en las sesiones de evaluación para que incremente el número de aprobados, y yo se lo agradezco, pues lo hacen suavemente, casi ni lo noto, y además lo hacen por mi bien. Las monjitas saben que si apruebo a muchos alumnos, los papás estarán contentos y yo tendré mi puesto asegurado. Así que, por favor, no me critiquen, que yo no soy funcionario, yo soy profesor de un colegio concertado.

Soy profesor de un colegio concertado. Todos los años voy de excursión con mis alumnos. A veces me gustaría decirle a las monjitas que no quiero ir, ya que mi labor es enseñar y no ejercer de animador sociocultural. Pero las monjitas, que son muy buenas, saben que las excursiones ponen contentos a los papás. Y me presionan para que vaya, y yo voy, porque las monjitas saben lo que es bueno para mí y hacen bien en presionarme. Además participo en todas las funciones del cole, colaboro en montar el belén y canto villancicos en navidad como el que más, porque eso pone a las monjitas contentas. Y las monjitas son buenas y me dan de comer, así que yo les estoy agradecido y canto los villancicos con mucho entusiasmo. Porque soy profesor de un colegio concertado, no me critiquen, por favor, que no soy funcionario.

Soy profesor de un colegio concertado. Me presento a las oposiciones una y otra vez, pero no consigo aprobarlas. Dicen que en la pública no hay monjitas, que allí puedo ser yo mismo y no tengo que fingir, que allí puedo tener independencia de criterio en mi vida personal y a nivel profesional. Por eso me presento todos los años a las oposiciones. Y las monjitas lo saben, pero no me lo reprochan, igual que yo tampoco les digo a ellas que me gustaría ser libre. Ellas me mantienen en el puesto y me dejan que oposite porque saben que no es tan fácil que yo llegue a irme del colegio, saben que aprobar una oposición es muy duro y necesitaría mucho tiempo para prepararla. Así que procuran mantenerme siempre ocupado y me sobrecargan con miles de tareas de todo tipo a las que yo nunca me niego. Sé que así nunca llegaré a ser funcionario, pero lo sigo intentando. Y ellas me lo siguen permitiendo, siempre que yo lo haga en secreto y no les diga a los papás que quiero ser funcionario. Las monjitas son buenas y me cuidan, saben que si me hiciese funcionario podría vivir de acuerdo con mis principios, en lugar de adecuar mis principios a como ellas me obligan a vivir. Y ellas me quieren, saben lo que es bueno para mí, por eso hacen todo lo posible para que yo no caiga en la senda del mal, para que no me haga funcionario. Por favor, respétenme, que soy profesor de un colegio concertado, yo sí merezco respeto, yo no soy funcionario.

Soy profesor de un colegio concertado. Cobro un poco menos que los profesores funcionarios y doy alguna hora más de clase. Pero eso cada vez importa menos, pues a los profesores funcionarios cada vez les ponen más horas de clase y de reuniones, así que ya casi estamos igual. Y la diferencia en el salario es mínima. Incluso puede que ahora estemos ya equiparados, pues a ellos les van a recortar la nómina y a mí no. Además los sindicatos mayoritarios me defienden. Ellos dicen que a igualdad de trabajo debería haber igualdad de sueldo. Por eso dicen que yo tengo que cobrar lo mismo que los funcionarios y luchan para la homologación salarial entre ambos tipos de profesores. Pero no luchan para que yo tenga que superar una oposición igual que los funcionarios si quiero ganar el mismo sueldo. Es curioso, porque con el recorte del salario de los funcionarios voy a conseguir aquello a lo que siempre he aspirado: ganar lo mismo que los funcionarios. Lo que pasa es que la homologación es a la baja. Pero no importa, porque los políticos me defienden y me dan prestigio y se van a encargar de que con el tiempo yo gane más dinero que los funcionarios. Porque es justo que les quiten el dinero a ellos y me lo den a mí, ya lo verán, tarde o temprano lo conseguiré. Pero no me critiquen, yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto.

Soy profesor de un colegio concertado. Los profesores funcionarios deben demostrar que se ganan el puesto según los principios de igualdad, mérito y capacidad. Yo no he tenido que hacer eso. Los funcionarios son tontos. Yo soy más listo que ellos porque conocía a una monjita y ella me dio el puesto. Así que no he tenido que competir por el puesto y demostrar mis conocimientos en una prueba objetiva, simplemente he tenido que hablar con la monjita y prometerle que voy a hacerle mucho la pelota. Y la monjita me ha dado el puesto y yo se lo agradezco, pues ella me cuida y sabe lo que es bueno para mí. Pero no me critiquen, por favor, que yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto, los malos son los funcionarios.

Soy profesor de un colegio concertado. Los profesores funcionarios tienen la plaza fija y cobran del estado, pero se lo han ganado tras unas duras pruebas de selección. Yo también tengo la plaza fija, la única condición que tengo que cumplir para ello es sonreírle mucho a las monjitas, hacer lo que ellas me dicen en todo momento y mostrar una buena imagen para que los papás estén contentos conmigo. Y si tengo que aprobar a los alumnos que no saben, yo lo hago feliz, porque sé que así tengo el puesto fijo. Y además yo cobro del estado, igual que los funcionarios, pero eso no importa, pues los papás tienen “derecho a elegir” y saben que yo doy una buena imagen y que en el cole de las monjitas todo es muy bonito y muy precioso y todos somos muy felices. Mi conciencia me dice que no es ético desviar dinero público para financiar un negocio privado como es el colegio de las monjitas. Pero el “derecho a elegir” de los padres es más importante que mi conciencia. Además las monjitas son muy buenas y han admitido a un par de niños inmigrantes, pero lo hacen como obra de caridad, porque son muy buenas, y porque así justificamos ese desvío de fondos que en realidad sabemos que es inmoral. Y los papás lo entienden y no les importa, y seguirán mandando a sus hijitos aquí, porque les gusta que haya un par de inmigrantes que pongan colorido racial al centro, pero que no molesten mucho. Además así los papás se sienten buenos cristianos y limpian su conciencia burguesa. No es como en los institutos públicos, donde hay más niños inmigrantes y varios gitanos, eso no les gustaría a los papás, aunque los papás no son racistas. Y como los papás no son racistas, aquí tenemos dos alumnos inmigrantes, pero sólo dos, que así se integran mejor, y todos somos felices viendo su integración y todos los queremos mucho porque así los demás saben que somos solidarios y buenos cristianos. No me critiquen, que yo no soy funcionario, yo sí soy un buen profesor, yo soy profesor de un colegio concertado.

Soy profesor de un colegio concertado. Los profesores funcionarios pasan normalmente mucho tiempo de interinos, sin plaza fija y sin saber lo que les depara el futuro, antes de ser funcionarios. Y después de ser funcionarios también se pasan muchos años cambiando de centro cada poco mientras están en expectativa de destino. Y cuando les dan el destino definitivo ya son bastante mayores y ya tienen familia, hipoteca y todas esas cosas y se tienen que ir lejos, y dejarlo todo, pues la ley les obliga a trabajar en el destino definitivo que les toque, que muchas veces es muy lejos de su casa. Y a veces se pasan varios años fuera hasta poder volver, y sólo ven a sus parejas y a sus hijos en vacaciones y en los puentes. Pero yo soy profesor de un colegio concertado. Yo siempre estoy en el mismo colegio, las monjitas me tienen mucho cariño y no me desplazan. Los funcionarios son tontos por servir a la sociedad. Yo prefiero servir a las monjitas. Ellas son buenas y me mantienen siempre cerca de mi casa. Y lo único que me piden a cambio es que sea un buen cristiano y que dé buena imagen. Y yo cumplo con ello, porque las monjitas me quieren mucho y yo a ellas también. Pero no me critiquen, por favor, que yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto, yo no vivo fiel a mis principios, pero soy profesor de un colegio concertado, y por eso merezco más respeto que un funcionario.

Soy profesor de un colegio concertado. En Finlandia la enseñanza es totalmente pública y gratuita, salvo un reducidísimo número de colegios privados (no concertados) a los que van algunas personas que son una ínfima minoría. Y la enseñanza pública, gratuita, y donde trabajan profesores similares a los que aquí llamamos con desprecio “funcionarios” es allí muy prestigiosa y obtiene buenos resultados. Pero aquí nos dicen que no es así, que la enseñanza privada siempre es mejor que la pública, porque en España en el fondo hay mucho elitismo aunque no nos atrevamos a decirlo, que queda feo decir esas cosas. Los políticos y la sociedad dicen que sólo es buena la enseñanza privada. Y los papás quieren por eso mandar a sus hijos a un colegio privado. Pero además los papás exigen que ese lujo se lo paguemos todos los españoles con nuestros impuestos, pues ellos tienen “derecho a elegir”. Por eso es tan importante que los funcionarios se queden sin dinero y me lo den a mí, porque la enseñanza privada no es mejor que la pública, pero los papás la prefieren para que sus hijitos tengan mejores oportunidades que los de los demás, para que ya de pequeñitos se relacionen con “gente bien” y empiecen a escalar un poquito en la sociedad. Además a muchos papás no les interesa realmente que sus hijitos aprendan, sólo les interesa que obtengan el título y que hagan “buenas amistades”. Y tienen razón, porque en España muchas veces los que llegan más lejos no son los más inteligentes, ni los más preparados, sino los que tienen más “contactos” o los que tienen más cara dura, como muchos políticos, que sí llegan lejos y ganan mucho dinero aunque sean unos ignorantes de impresión. Y en un colegio privado los papás se creen con derecho a exigirme cosas porque saben que es como si fuesen mis clientes, y el cliente siempre manda, y si hace falta compran el título, y yo lo sé, sé que ellos son mis clientes, y por ello procuro vender ese título barato, pero sin que se note, para que los papás estén contentos y crean que sus hijitos son muy listos. Los papás saben que si sus hijitos no aprueban, se los pueden llevar a otro colegio privado concertado, así que yo sé que les debo mi puesto, y yo se lo agradezco, igual que a las monjitas, y también hago lo posible para que los papás estén contentos y sus hijitos obtengan el título, aunque muchas veces se hayan esforzado mucho menos que un alumno de la pública para obtenerlo. Y los papás saben que en la pública se puede alcanzar un buen nivel, pero sólo si el alumno se esfuerza, y ellos saben que lo importante en España no es ser inteligente, estudioso o trabajador, saben que lo importante es tener “buenas influencias”. Por eso a mí el estado me da dinero y a los funcionarios se lo quita, porque el funcionario demostró en su momento ser inteligente, estudioso y trabajador, mientras que yo lo único que tuve que demostrar es que conozco a las monjitas y que he sabido buscarme “buenas influencias”, y eso es lo que importa.

Así que respétenme, por favor, que yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto, pero los funcionarios no, ellos estudiaron y yo conocí a una monjita, yo soy profesor de un colegio concertado, yo soy buen profesional y los funcionarios no.
Comentarios (5) - Categoría: Xeral - Publicado o 29-05-2010 21:55
# Ligazón permanente a este artigo
Oscar vs. EI3
Estabamos o outro día no Hotel Finisterre invitados pola D.O. Toro para a presentación dunhas adegas de seus viños (altamente recomendables os de “Libaralia” e os de “Tres Lunas”) e entre viño e viño vin unha cara sorrinte que se achegaba cara a min. Era Oscar, o fillo de Consuelo e Miguel.

Sí, oh, se o ves non o coñeces. Está feito un home.

Non sei se pola exaltación da amizade propia do evento no que nos atopábamos ou porque o rapaz tiña gañas de falar ,agarrounos por banda a Cristiniña e a min e empezou a contarnos que xa rematara (contra o meu consello, que todo hai que dicilo) a carreira; e que ainda non facía uns meses que era funcionario en prácticas. Aquí o tes. Todo un mestre recén saidiño do forno e xa funcionario!

O rapaz mostrábase orgulloso e ledo por verme e transmitirme tan boa nova.

Pero, como queira que a cata xa non daba máis de sí, decidimos irnos ata “Os Arcos” na Cidade Vella para picar algo e continuar a conversa mentres celebrábamos o seu próximo ascenso ó ceo funcionarial.

Despois dunhas cuantas racións de polvo e cecina ben regadas cun mencía que en nada tiña que envidiarlle ós “Toros” do Finisterre, o rapaz empezou a largar.

Verás. A pesares das súas enormes cualidades como pintor e debuxante(que o é e moi bon) decidíu facerlle caso ó seu pai e buscar algo seguro.Meteuse no ensino. Con tan mala sorte que o seu primeiro destino como mestre foi nun colexio non moi lonxe da Coruña no cal foi caer a un aula de Educación Infantil de 3 anos.

Así, sen anestesia , sen ser especialista nesa área nen nada. El só ante vinteún monstruos perfectamente organizados para facerlle reconsiderar a súa sobrevenida vocación.

A medida que ía avanzando no seu relato dos feitos , tanto Cris coma min íamos vendo como a súa mirada se tornaba máis escura e empavorecida . E, oes , non era para menos.

O primeiro trimestre, contabanos que non era quen de que o persoal parara de chorar. Máis que nada porque cando ía aloumiñar a un/unha xa estaban na outra esquina da aula berrando e patalexando.

Mal como puido foi trampeando ata Nadal.

Pero, amiguiño, eso non che era nada comparado co que lle agardaba á volta do día de Reices.

Unhas semáns máis tarde , dicía o coitado de Oscar, que estaba moi orgulloso porque xa (eso creía él) tiña encamiñada a clase e conseguía que empezasen a facerlle caso.

Que enganadiño estaba!

Unha mañá mentres estaba nun curro da aula repartindo as cores para iniciar un traballo , un grupiño pechouse no baño da aula levando consigo (sen que él se apercebira) algúns xoguetes.

Non lle dou máis importancia e seguíu na súa tarefa cos máis lentos... ata que de repente notou unha humedade nos pes que cando ollou, xa se convertira nunha inundación da aula proveninte do baño onde se fixeran fortes o grupo que iniciara a acción atrancando as tazas do retrete cos xoguetes e tirando repetidamente das cisternas, coa consecuencia que empezaba a espallarse polo corredor de toda a planta.

Neste punto as vágoas xa asomaban nos ollos do Oscariño.

Non sabe moi ben como, pero foi quen de abrir a porta do baño e comprobar horrorizado como unha riada invadía a aula e xa anegaba unha parte da planta. Apartou de alí ó comando implicado na operación ,que foron confinados en cadansúa esquina a pensar..., e saíu escopetado a pedir unha fregona e cubos mentres berraba polo corredor, que cortasen a auga dos baños de Infantil.

Enrique , o bedel ,e algúns compañeiros foron a botarlle unha man para frena a desfeita .Mais hete aquí que no barullo da situación ninguén se percatou de que outro comando faltaba da aula.

Onde estaban?

Non daban con eles.

Pero quixo a providencia ou a escasez de cubos e fregonas , que Enrique fora á súa vivenda no colexio para coller máis material de guerra.

Voltou coa cara desencaixada a xunto á aula.

O outro comando aparecera... dentro da súa vivenda.

Bueno, para sermos exactos, dentro do que quedaba de ela.

Cando Enrique abríu a porta da sala atopou o seu fermoso sofá de pel totalmente decorado con pasta de dentes, os CD do equipo de música fora dos seus estuches e tirados polo chao, a nevera aberta e as provisións tiradas polos sofás... Iogures, carne , peixe a medio desonxelar,ovos estrelados na alfombra,etc. etc. etc.

Tentou agarrar a algún membro do comando , mais ,nunha exitosa maniobra estratéxica, algúns conqueriron fuxir mentres tres deles eran feitos prisioneiros polo dono da maltreita vivenda.

Aquí , Oscariño só acertaba a dicir que eses monstruos eran o Anticristo e que non podía con eles. Opinión, que ,a bon seguro, tamén compartían os seus compañeiros de claustro.

Parece ser que ó final tivo que facerse cargo dos estropicios do seu peto , máis que nada para evitar males maiores dado que está en periodo de prácticas .Ó rematar a noite (antes do que contábamos) metímolo nun taxi coa rapaza que o acompañaba e eu ainda acertei a dicirlle a Cristiniña, mentres que nos encamiñabamos cara a súa casa, o enormemente perigosa que é a profesión do ensino.

Comentarios (4) - Categoría: Xeral - Publicado o 05-05-2010 19:34
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal